Cómo prevenir (y revertir) la Osteoporosis de forma natural

Se nos ha dicho que llegada a una edad las mujeres desarrollan osteoporosis de la misma forma que los hombres tienen problemas de próstata. Es ley de vida…

¿Pero lo es?  Antiguamente las mujeres trabajaban en el campo y en la casa hasta edad avanzada haciendo trabajos físicos en ocasiones muy duros. Los hombres no tenían problemas a la hora de orinar porque se les inflamara la próstata ni necesitaban pañales.

¿Qué sucede hoy en día para que estemos así? Evidentemente hay algo en nuestro estilo de vida que a lo largo del tiempo nos merma la salud de forma acumulativa, hasta que al final los síntomas son tan evidentes que nos impiden hacer nuestras tareas cotidianas. En otra ocasión hablaremos de la próstata, pero hoy nos vamos a centrar en la famosa Osteoporosis, que cada día afecta a más mujeres, y cada día más jóvenes.

Lo primero sería desmentir algunos mitos  que se niegan a desaparecer como que se necesita tomar más calcio.

Hay que entender que el hueso no es una “piedra pómez”, es un elemento vivo, tan vivo que dentro, en el tuétano, nacen las células sanguíneas. El hueso está formado de minerales y colágeno. Si nuestros huesos fueran de acero de la mejor calidad, se romperían con facilidad en comparación con el tejido óseo.

Y como tejido vivo está en constante cambio, por tanto el medio le afecta.

La desmineralización de los huesos (ojo, la desmineralización, no la descalcificación) es lo que se llama osteoporosis y no está causado por deficiencias de calcio en la dieta, de hecho sin excepción, encontramos articulaciones calcificadas y artríticas en personas que sufren  osteoporosis, por tanto vemos exceso de calcio en donde no debe haber y carencia de él (además de otros minerales) en los huesos.

Por otra parte los medicamentos que se recetan lo que hacen es que de forma “artificial” se acumule más calcio en ciertas partes del hueso, pero eso no lo hace más resistente sino rígido y frágil. No hacen que se regenere un tejido vivo, sino más bien es como un mal pegote de yeso en una grieta, un parche no más.

Por tanto ¿Qué causa la osteoporosis?

Como todo problema, es una ecuación con muchos factores que vamos a ver a continuación. Los principales son:

1-      Falta de tono muscular.

2-      Exceso de acidez en el cuerpo.

3-      Falta de vitaminas D y K.

4-      Falta de Magnesio y silicio.

1 Falta de tono muscular.
¿Sabéis quiénes desarrollan más y más rápidamente osteoporosis? Los astronautas. La falta de gravidez atrofia los músculos que rodean los huesos. A más fuerte la musculatura más fuertes los huesos. Debido a nuestro tipo de vida sedentaria, apenas tenemos tono muscular. Así pues, no hay que tenerle miedo a las pesas y toda mujer debería llevar a cabo un entrenamiento de tonificación muscular general.

2 Exceso de acidez en el cuerpo.
Debido a nuestra dieta excesiva en carne, harinas, azúcares y lácteos desciende demasiado el PH volviéndose muy ácido, el cuerpo se ve obligado a apagar este “fuego” robando minerales (que son alcalinos) de los huesos. Los lácteos al ser pasteurizados se desnaturalizan y se vuelven dañinos para el cuerpo al no tener ya enzimas que ayuden a la digestión, para colmo de males el calcio de la leche es apenas absorbible por lo que daña los riñones (a su vez encargados de regular el PH del cuerpo) ¿Seguro que quieres tomarte un vaso de leche “enriquecida” con calcio? Yo me lo pensaría dos veces…

3 Falta de Vitamina D y K (y otros liponutrientes)
La vitamina D es realmente una hormona tan importante que se encarga de la activación de más de mil genes y de regular el ciclo del Calcio, entre muchas otras cosas. La vitamina K, la gran desconocida, la llaman la “otra vitamina D” y regula la propia vitamina D además del ciclo del Calcio. La principal fuente de Vitamina D es el Sol, pues se produce en la piel cuando los rayos ultravioleta inciden en el colesterol. No obstante también se puede obtener de la grasa animal y del huevo.  La vitamina K se produce naturalmente en el intestino, pero la mayoría de nosotros lo tenemos tan dañado y con tan poca flora bacteriana que requerimos tomar probióticos y/o comidas fermentadas como el yogur, el kéfir, la kombucha, el  chucruck, kimchi, etc. También se pueden tomar suplementos de ambas, que en la mayoría de casos sería lo recomendable.

4 Falta de minerales, especialmente Silicio y Magnesio.
Normalmente la falta de estos dos minerales se debe primeramente a la pobreza de nuestros suelos. La sobre explotación de la tierra no se ve compensada con el añadido de fertilizantes artificiales y el famoso NPK (nitrogenos, fósforo y potasio) faltando decenas de otros minerales vitales para la vida, a eso se le añade el hecho de que hoy en día las verduras apenas tocan tierra (si es que la llegan a tocar en absoluto). La segunda razón y no menos importante es el exceso de ingesta de cereales.

Ya sé que se nos ha dicho que el pan integral es sanísimo y los cereales vitales, pero eso es algo muy a debate, principalmente porque los cereales están llenos de lectinas y antinutrientes que se unen químicamente con los minerales como el magnesio o el silicio, ya de por sí muy escasos, y no se absorben en absoluto, por lo que son expulsados en las heces. Por no hablar del gluten y de su afinidad con el calcio.

Conclusión:

– ¡Muévete! Haz deporte, Aquagym, yoga, pilates… lo que sea, pero no te quedes es casa.

– Come lo más natural posible,como dice el autor Michael Pollans, “Comed alimentos reales, no demasiados, sobre todo plantas”. Si no existía hace 100 años no lo comas. Ya sé que los cereales llevan con nosotros más de 10.000 años pero si sufres de osteoporosis eliminar las harinas y el azúcar puede ser una muy buena decisión.

– Toma sol al menos 30 minutos al día. Si vives en Vigo donde hay 300 dias al año de lluvia y ves que te resulta imposible … entonces toma un suplemento de Vitamina D y vitamina K. No temas las grasas animales ni las yemas de los huevos pues ahí se encuentran los nutrientes necesarios para regenerar los tejidos y los huesos. El caldo de hueso con “miso” es mi receta favorita para regenerar el intestino y los huesos.

– Come alimentos ricos en minerales, como verduras oscuras, algas marinas como el kelp, la espirulina o la chlorella… y un suplemento de magnesio y silicio no vendría nada mal.

Así pues no hay mejor receta  para prevenir la osteoporosis que el ejercicio en la playa, una dieta bien nutrida de verduras de huerta, mantequilla, huevos y pocas harinas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *