La nueva medicina y la muerte del vademecum

En las últimas décadas del s. XX la investigación de vanguardia desarrolló lo que se conoce como “biología de sistemas”1 que es en lo que se basa la nueva medicina de vanguardia. Esta especialidad científica explica que para comprender realmente un organismo no basta con estudiar por separado sus partes (células, órganos…etc.) sino que debemos considerar el funcionamiento integrado de todos sus sistemas. Es decir, los organismos vivos son seres de gran complejidad donde todas sus partes se relacionan y están interconectadas. El cuerpo humano no es una excepción y funciona como un pequeño ecosistema donde todo lo que ocurre en una de sus partes afecta al conjunto. Imagina una teleraña, al presionar cualquiera de sus partes todo el conjunto se mueve. El cuerpo humano se comporta igual.

Sin embargo, esto que puede parecer una obviedad no se refleja en nuestra medicina convencional, donde se sigue aplicando un enfoque reduccionista2 a la hora de prevenir y tratar las enfermedades complejas y “crónicas” (cancer, diabetes, enfermedades autoinmunes, coronarias…etc.). El enfoque convencional fragmenta al cuerpo humano según especialidades (neurologia, cardiologia…etc.) hasta tal punto que estan disociadas unas de otras. Esta claro que el analizar las distintas partes con profundidad para lograr una mayor comprensión es algo positivo. El problema viene cuando se pierde la visión de conjunto y se tratan esas distintas partes como algo separado del resto (hay que ver el árbol sin perder de vista el bosque). Esta falta de visión puede llevar a tratamientos tan sin sentido como la intervención para extirpar las glándulas sudoríparas con el fin de prevenir el mal olor corporal. El olor es un problema bioquímico y quitar estas glándulas solo traera más problemas a la larga.

El saber que el cuerpo es un conjunto de órganos y sistemas que operan de forma interdependiente y sincronizada tiene dos implicaciones de gran relevancia:

  1. No podemos estar realmente sanos si alguna de las partes del cuerpo no funciona de forma óptima porque todo el conjunto se ve afectado.
  2. Si cierto organo o sistema presenta síntomas de enfermedad, la causa no tiene necesariamente que encontrarse en la misma parte puesto que todo está relacionado. Ej: las glándulas sudoríparas y el olor corporal.

 

Por que las enfermedades NO importan

Las enfermedades no importan porque no existen. Es decir, las enfermedades y sus síntomas no son importantes a la hora de saber lo que realmente esta mal. Por ejemplo, si una persona tiene cancer quiere decir que presenta una “sintomatología” concreta pero no nos dice nada de las causas, que pueden ser muy variadas. El nombre de la enfermedad no tiene ninguna relación con la causa de la misma. Una enfermedad puede tener muchas causas distintas. A su vez, un mismo factor puede causar muchas enfermedades. Se sabe que el consumo de gluten, por ejemplo, puede causar hasta 55 enfermedades diferentes en ciertas personas.3 Como consecuencia, aunque dé la impresión de que todas las enfermedades son algo separado y distinto (hay mas de 12.000!), en realidad no lo son. La causa de la mayoría de enfermedades son desajustes en los principales sistemas del cuerpo (que veremos a continuación). Tus dolores de articulaciones, irritación de la piel o depresión están más relacionados de lo que crees.

Repito. Las “enfermedades” son solo una forma de clasificar a la gente según sus síntomas para darles ciertos medicamentos, pero no nos dicen nada sobre la causa. Dependiendo de la enfermedad, se administran unas medicaciones u otras para “gestionar” esos síntomas a corto plazo, pero como no se tratan las causas reales, los tratamientos convencionales sólo empeoran la situación a largo plazo. Es un modelo equivocado. En lugar de preguntar que síntomas tienes (enfermedad) para ver qué medicamento debes tomar, debemos preguntarnos por qué la enfermedad ha ocurrido – cuáles son las causas subyacentesLa enfermedad es un problema del sistema y, por lo tanto, debemos tratar el sistema no el síntoma; la causa, no la enfermedad. El nuevo mapa de carretera de la medicina no se basa en el tradicional enfoque de nombrar y diagnosticar enfermedades, sino en analizar el estado de los distintos sistemas fisiólogicos que de hecho subyacen a todas las enfermedades.4 Éste es el enfoque de la medicina del futuro llamada medicina funcional. Una medicina personalizada que se basa en mantener en óptimas condiciones los siguientes parámetros o claves para la salud:

  1. Optimizar la nutrición (Nutrigenómica)
  2. Equilibrar las hormonas y neurotransmisores
  3. Reducir la respuesta inflamatoria
  4. Mejorar la digestión y la absorción de nutrientes
  5. Mejorar la detoxificación del cuerpo
  6. Aumentar la energía metabólica
  7. Relajar la mente

Malas noticias para algunos: no hay atajos para obtener una auténtica salud. Tomar un antiinflamatorio, un analgésico, o un antihistamínico es pan para hoy y hambre para mañana. La solución real implica cambios en nuestro estilo de vida.


Hippocrates Versus Dr. House

En pleno siglo XXI estamos reinventando la rueda. O sea, que lo que decía Hippocrates (considerado el padre de la medicina occidental) hace más de 2000 años era verdad: no hay enfermedades sino enfermos. Si has visto algun capítulo de “House” ya sabes lo que el famoso doctor dice con frecuencia: “No tratamos enfermos sino enfermedades”. Hippocrates gana por KO.

Estar realmente sano es como escuchar una buena orquesta, todos los instrumentos suenan bien y están sincronizados. Igualmente, todas las partes de tu biología y tu código genético interactúan entre si y con el medio ambiente (muy especialmente con lo que comes). Si todo funciona bien el resultado es la salud y el bienestar, o lo contrario.

Si ayudamos a los principales sistemas del cuerpo a alcanzar su nivel óptimo, el cuerpo por si solo se cura y se mantiene sano. Piénsalo, cuando te haces un corte en un dedo puedes ayudar a desinfectarlo y protegerlo, pero en última instancia es el cuerpo el que cicatriza la herida mediante un proceso que, explicado en profundidad y detalle, podría ocupar volumenes enteros. La medicina no puede curar por si misma, pero puede ayudar al cuerpo en su esfuerzo continuo por mantener la salud. El reconocer estos principios es la clave para estar realmente sanos y superar, no solo “gestionar”, las enfermedades.

Conclusión:

  • El nuevo enfoque de tratar la enfermedad basado en la biología de sistemas se llama medicina funcional. Es un enfoque que se centra en el PORQUÉ no en el QUÉ.
  • Si tienes un problema biomécanico (rotura de hueso), una infección u otro tipo de emergencia, ve a ver al médico convencional. Hacen maravillas. Si tienes una enfermedad “cronica” visita al experto en medicina funcional. Todo tipo de medicina tiene aplicación segun la necesidad.
  • La misma enfermedad puede tener muchas causas distintas, por eso la medicina tiene que ser personalizada: no hay enfermedades sino enfermos. Dr. House se equivoca.
  • Todo esta relacionado. Para superar la enfermedad mejora los 7 sistemas basicos con la ayuda de tu médico funcional o integral y el cuerpo hara el resto.

Más información en:
http://www.FunctionalMedicine.org/

 

Notas:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Biolog%C3%ADa_de_sistemas
  2. http://www.javierdelucas.es/reduccionismo.htm
  3. Farrel, R. J., and C. P. Kelly. 2002. Celiac sprue. N Engl J Med 346 (3): 180-88. Review
  4. Institute for Functional Medicine. Textbook of Functional Medicine. Gig Harbor, Wa: Institute for Functional Medicine, 2005