Ser sano es un acto revolucionario (I)

Por si no te has dado cuenta, vivimos en una sociedad donde la idea de salud y fitness es tremendamente popular, pero donde convertirse en una persona verdaderamente saludable puede resultar muy difícil de conseguir.

Hay una razón por la que muchos están enfermos, con sobrepeso, deprimidos y estresados. Vivimos en una sociedad que está diseñada para optimizar el consumo y venta de bienes y servicios (lo importante es “vender productos”) sin mucha consideración por la felicidad y la salud de las personas.¿El mundo al revés?. Muchos son los que se despiertan a base de cafeína y acaban jornadas maratonianas gracias a bebidas “energéticas” para llegar a casa después de todo el día en el ordenador y zamparse la primera comida precocinada que pillan….día sí y día también. Y, claro, es así que estamos enfermos, con sobrepeso, deprimidos y estresados como ya dijimos antes.

Pero no todo está perdido. Tenemos el poder de cambiar nuestra realidad. Quizá no sea fácil, pero podemos reclamar nuestro bienestar, y de paso crear un mundo mejor y más feliz. Ser sano es un acto revolucionarlo. Sí, lo es. No estamos hablando simplemente de “mantenerse en forma” o de comprar productos “light”, sino de un cambio de conciencia mucho más profundo que nos hace ver cada faceta de nuestra vida como una oportunidad para crear mayor bienestar para nosotros mismos y los demás o no. Cuando compras un producto biológico local no sólo estás dando un paso de gigante en mejorar tu salud, también estás votando con tu dinero y diciéndole a las empresas y los gobiernos por dónde quieres que vengan los cambios. Cada elección cuenta. Cada elección te hace más fuerte o más débil. Cada elección está creando un mundo mejor o está simplemente manteniendo el status quo.

Romper hábitos negativos y empezar otros nuevos es siempre un gran desafío…pero si tienes lo que hay que tener, entonces, ¡ole y ole! Bienvenido a la revolución.

Aquí tienes 10 ideas que una creciente mayoría considera evidentes…Son ideas que necesitamos promover si queremos formar una sociedad más saludable para todos.

 

11 VERDADES REVOLUCIONARIAS

1. La forma en la que vivimos es una locura
Cada vez vivimos más tiempo pero más enfermos. Un creciente número de personas usan fármacos para gestionar los síntomas de enfemedades “crónicas” cuya prevalencia aumenta cada año. Hasta los niños están empezando a tomar medicaciones con mayor frecuencia. Podemos cambiar esto. Juntos podemos cambiarlo.

2. Hay poderosas fuerzas políticas, sociales y económicas que menoscaban nuestra salud
Lo que se considera “normal” hace mucho tiempo que dejó de ser sano. Nuestra cultura no es así por casualidad. Desde las compañías de comida rápida pasando por las farmaceúticas todas tienen que ver con el asunto. Estos grupos de interés no sólo manipulan las leyes y los medios de comunicación en su favor, sino que deliberadamente desinforman con sus compañas diseñadas para que sigamos comprando sus productos y manteniendo nuestros poco saludables estilos de vida.

3. El tiempo de la complicidad se ha acabado
Tenemos que dejar de culpar a factores externos. Sí, es verdad, estamos rodeados de comida procesada. Sí, nos han engañado con etiquetas llenas de verdades a medias. Por demasiado tiempo hemos permitido que nos prescriban medicinas que no necesitábamos. Hemos aceptado soluciones fáciles y superficiales porque nos costaba cambiar lo importante. Hemos sido capaces de tolerar lo intolerable. Hasta ahora.

4. La resistencia está viva y fuerte
Cada día más y más de nosotros estamos despertando y dándonos cuenta de que nadie nos va a “salvar”. Éste es un camino que tenemos que realizar nosotros aunque sea a contracorriente. Cultivamos, compramos, y preparamos comida natural y no procesada. Nos movemos, sudamos, reconectamos, descansamos, respiramos…Sabemos que lo que hacemos o no hacemos afecta nuestra salud y por ello somos más conscientes de nuestras elecciones. Estamos tratando nuestro salud como lo que es: una prioridad fundamental. Estamos reclamando nuestro poder y…¡qué bien sienta!

5. Ser sano es un acto revolucionario
Romper con las cadenas de una salud mala y reclamar nuestra vitalidad es tanto un derecho individual como una responsabilidad colectiva. Y quizá no haya una elección con mayor poder de cambiar tu vida. Estar fuerte y sano en una cultura insana es un acto revolucionario. Esto te abre las puertas de nuevas libertades y oportunidades que no habías pensado. Te otorga energía, claridad y poder de resistencia para disfrutar plenamente de tu vida y contribuir de forma más importante en aquello que haces. Elecciones revolucionarias dan resultados revolucionarios. Al querer mejorar tu salud, también mejoras las vidas de todos aquellos que te rodean. En un sentido muy real, estás cambiando el mundo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *